Posts Tagged ‘outing 12F’

No es lo peor

25 febrero, 2014

Este post lo escribo como respuesta a una publicación hecha por la compañera activista Maria Gabriela Blanco en la que solicita nuestra opinión.

En el año 1991 en Australia, un señor llamado Nicholas Toonen , indignado porque en su estado existían unas “leyes contra la sodomía” que penalizaban las relaciones sexuales consentidas entre dos varones adultos en privado, decidió enviar una denuncia a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (CDH) en la que alegaba la violación de su derecho a la privacidad, consagrado en el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Dicho artículo dice lo siguiente:

“Artículo 17: 1. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación.”

Toonen también indicó que las “leyes contra la sodomía” violaban su derecho a la no discriminación (señalado en el artículo 26 del mismo Pacto) debido a que las personas heterosexuales y las parejas de dos mujeres no  estaban sujetas a las mismas penalizaciones. En su argumentación, añadía textualmente: “Dado el estigma asociado a la homosexualidad en la sociedad australiana (y especialmente en Tasmania), la violación del derecho a la intimidad puede conducir a ataques ilegales a la honra y la reputación de las personas afectadas.”

El gobierno de Australia a través de presiones logró que Toonen fuera despedido de su empleo en el Consejo de SIDA de Australia, pero eso no evitó que como resultado de su denuncia, en 1994 el Comité de Derechos Humanos de la ONU considerara que efectivamente se estaba violando el Pacto y ordenara al Estado Australiano la revocación de estas leyes. La sentencia final de la CDH estableció que la referencia a “sexo” en el artículo 26 del Pacto, incluye la orientación sexual. Esto se convirtió en una referencia importantísima para el movimiento de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) en vista de que  fue la primera vez que los derechos LGBT fueron considerados Derechos Humanos.

Nicholas Toonen

Nicholas Toonen

La estrategia del outing (sacar del closet sin consentimiento) personalmente me parece muy ruin y especialmente irrespetuosa del derecho a la privacidad de las personas. Conozco muchxs gays, lesbianas y bisexuales en el closet que nos expresan en privado su respaldo al trabajo de activismo que hacemos, nos agradecen por hacer y decir las cosas que ellxs no pueden. Aunque lo lamento, comprendo que ellxs no quieran salir del clóset, pues ponerte una camisa de arcoiris y salir a la calle a decir “soy homosexual” es algo que te hace vulnerable en determinados contextos a la intolerancia, a las burlas, al acoso, a la discriminación laboral, a la violencia intrafamiliar, tal como dijo Toonen en su momento. Comprendo que no todo el mundo está en una posición que le permite lidiar con las consecuencias de vivir fuera del closet, es por esas personas que nosotrxs trabajamos.

Claro que creo que salir del closet es una experiencia liberadora, es una toma de posición política y es positivo para nuestra causa. En la medida en que mas personas lo hagan y se logren visibilizar en sus espacios, mejor. Pero también creo que deben poder hacerlo cuando ellxs consideren y no cuando otrxs lo decidan. Es por eso que aunque sabemos que hay varixs funcionarixs del gobierno que son gays y/o lesbianas, seríamos incapaces de hacerlo público sin su consentimiento.

El outing fue utilizado por el diputado del PSUV José Ávila cuando mostró fotos privadas del director del Despacho de la Gobernación de Miranda en pleno parlamento, y no contento con violar el derecho a la privacidad de esta persona, se dedicó a estigmatizar y a hacer juicios morales, vinculando la homosexualidad con “prostitución”, “bacanales”, “droga” y “corrupción”. Lo mismo intentó hacer el conductor Mario Silva a través de un canal de televisión pública, enseñando una supuestas pruebas de la “homosexualidad” de Henrique Capriles (cosa que fue desmentida por él mismo), sumándose al concierto de Nicolas Maduro, Pedro Carreño, Jacqueline Farias y otrxs funcionarixs , que se dedicaron a utilizar la homosexualidad como un insulto, animando a buena parte de la base chavista a replicar su discurso. Con estas acciones (por cierto denunciadas públicamente y de manera enérgica por el movimiento Proinclusión de Voluntad Popular) sumadas a las omisiones en materia de reconocimiento de derechos a pesar de contar con mayoría -incluso el control absoluto- del Parlamento desde hace 15 años, se ahonda en el estigma y se dificulta muchísimo el trabajo de quienes defendemos los derechos LGBT en el país. Después de oír semejantes cosas de boca de la clase dominante, es bien difícil salir del closet.

Pero cuando los discursos llenos de insultos y burlas se reflejan en la discriminación cotidiana y en los chistes de la calle no es tan grave como cuando la homofobia adquiere forma de esbirro y se materializa en prácticas represivas. Hace un par de días se conoció, gracias a medios internacionales (porque no hay otra manera debido a la censura), que la periodista de CNNE Patricia Janiot fue hostigada por esbirros a su salida de Venezuela por el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar luego de ser revocadas sus credenciales por parte del gobierno. Como ella no quería separarse de su productora, el esbirro tomó el ejemplo de sus superiores y la acusó de ser lesbiana. Y un poco mas atrás pero no menos importante, en medio de las legítimas protestas ante las dudas -nunca aclaradas- sobre los resultados electorales que el CNE utilizó para proclamar a Maduro como Presidente en abril de 2013, Ivonne Echenagucia fue apresada en el destacamento 47 de la Guardia Nacional Bolivariana en Barquisimeto y sometida a torturas mediante golpes con botellas congeladas y descargas eléctricas. Los esbirros fueron especialmente duros con ella después de descubrir que era bisnieta de Jovito Villalba y además, lesbiana. Ivonne, que tuvo que refugiarse en otro país debido a las constantes amenazas que recibió por sus denuncias (por las que nunca recibió justicia) relató que mientras le golpeaban las rodillas y ante su total desconcierto, la esbirra le dijo:Tú sabes que nosotros odiamos a los gays, ¡no?

Ivonne Echenagucia, víctima de represión y torturas por protestar

Ivonne Echenagucia, víctima de represión y torturas por protestar

 

Lxs activistas del movimiento Proinclusión de Voluntad Popular, primer y único movimiento de diversidad sexual con reconocimiento estructural dentro de un partido político en Venezuela, somos defensorxs de los derechos LGBT y enemigos de toda forma de discriminación, en ese sentido hemos venido trabajando y trabajaremos en apoyo a la iniciativa de Matrimonio Igualitario en Venezuela y hemos puesto mucho esfuerzo en recoger firmas (proceso en el que contamos con el apoyo de la dirigencia  y lxs activistas de Voluntad Popular, incluyendo a nuestra compañera Gaby Arellano del Frente Universitario), concientizar, hacer incidencia política con nuestrxs militantes y con lxs diputadxs de la Mesa de la Unidad porque sabemos que para modificar el Codigo Civil no son suficientes lxs 99 votos del PSUV (si fuesen favorables). Sabemos que del lado del gobierno hay activistas que realizan el mismo esfuerzo y lo reconocemos, aunque digan que “ganamos indulgencia con escapulario ajeno” no desmayaremos en esta lucha, porque aunque tenemos muy pocas esperanzas en ciertos sectores del gobierno, sabemos que de aprobarse no sería gracias a ellos sino a pesar de ellos,  y sobre todo porque creemos en la igualdad de derechos para todas las personas. No somos nosotrxs los que necesitamos justificar posiciones previas contra el Matrimonio Igualitario por “no ser prioridad” o por ser “una institución burguesa”. De la misma manera en la que utilizamos los mecanismos establecidos en la Constitución para llevar nuestras iniciativas, vemos en el ejercicio del derecho a la protesta, establecido en el artículo 68 de la misma, una vía legítima para expresar el malestar ante un gobierno que es evidentemente incapaz de manejar el problema de inseguridad que nos afecta a todxs (recordemos que las protestas actuales iniciaron por el reclamo ante un intento de violación a una muchacha en la ULA Táchira que fueron respondidas con una escalada de represión que ya deja, hasta hoy 25/02 15 personas fallecidas, 129 heridas y hasta el 24/02 609 detenidas, entre las cuales por cierto estuvo una compañera activista LGBT de Carabobo).

Geraldine Moreno, asesinada por esbirros de la Guardia Nacional con dos perdigonazos en el ojo.

Geraldine Moreno, asesinada por esbirros de la Guardia Nacional con dos perdigonazos en el ojo.

Los golpes de estado no los dan los civiles sino los militares, y esos ya están en el poder, recibiendo privilegios y aumentos de sueldo cada dos meses, asesinando y reprimiendo con armas de fuego a la población civil. Aunque la clase dominante repita mil veces a través de su aparato mediático esta mentira con el fin de criminalizar toda protesta, nosotros tenemos muy claro cuales son nuestros derechos y protestar es uno de ellos.

Mi opinion es que lo peor que puede hacer una lesbiana o un homosexual no es tomarse fotos con “golpistas”. De hecho, Chávez, que define políticamente a varixs activistas LGBT en Venezuela, fue antes que nada un golpista, lo mismo que buena parte que la clase dominante hoy en el poder. En realidad, lo peor que puede hacer una lesbiana o un homosexual es defender, aplaudir y ponerse al lado de homofóbicxs y represorxs.